Imagen de fondo

Noticias

viernes 13 de mayo de 2022

Número: 06

`Sin esfuerzo es difícil conseguir los objetivos; cuanto más se trabaja, más suerte se tiene en la vida´

Carlos Sainz accediendo al Salón de Actos

Carlos Sainz accediendo al Salón de Actos

Un momento de la presentación

Un momento de la presentación

Contestando las preguntas del auditorio

Contestando las preguntas del auditorio

 El doble campeón del mundo de pilotos de rallies, Carlos Sainz, impartió ayer la conferencia ´Los valores en el deporte de alta competición` en la Cátedra Cervantes de la Academia General Militar. El Premio Princesa de Asturias hizo un repaso de su carrera profesional, desde los inicios a la actualidad, en la que continúa en primera línea y preparando ya su próxima participación en el Dakar.

Carlos Sainz recordó a los cadetes que en la vida, en general “sin esfuerzo, es difícil conseguir los objetivos”. En este sentido les animó a valorar adecuadamente la importancia del trabajo, idea que reforzó con el dicho: Cuando más trabajo, más suerte tengo.

Les animó a que “sean valientes y crean en sí mismos porque es mucho mejor dar un paso adelante a quedarte con la duda de no hacer algo que te gusta, y pensar en qué hubiese pasado si lo hubiese hecho”. “No hay que tener miedo a alcanzar esos sueños que todos tenemos, porque si os lo proponéis con fuerza se pueden conseguir”, prosiguió.

Como él mismo señaló, este fue el mensaje principal que transmitió en la ceremonia en la que recibió el Premio Princesa de Asturias, y el pasado 10 en la Academia General Militar insistió en él: “Los sueños se pueden lograr y hay que tener decisión para luchar por ellos”.

Contestando a preguntas sobre el secreto de su éxito, el ponente aconsejó a los cadetes afrontar cada actividad “teniendo clara la estrategia a seguir y los pasos a dar a la hora de plantearte cualquier objetivo: Luego tener la disciplina para prepararlos bien y la voluntad para dedicar el esfuerzo que requiere cada situación”. Les recordó que siempre hay un margen de mejora en todo lo que hacemos; en la derrota, sí, pero también en la victoria, por lo que después de cada desafío que nos hemos planteado es fundamental analizar lo hecho con detenimiento para seguir creciendo.

De los valores del mundo del deporte afirmó que son extrapolables a la vida y al trabajo en general. Afirmó de ellos que son aplicables a todas las profesiones, y también a tu comportamiento en el día a día. Cimientos sobre los que entre todos construimos algo mejor.

Hablando del liderazgo destacó la importancia de conseguir una adecuada cohesión en tu equipo cercano a través de conocerlos en profundidad, profesional y personalmente, así como interesándose por su situación en cada momento y sus aspiraciones. Se autodefinió como un jefe exigente, pero señalando que esa exigencia la comenzaba consigo mismo a la hora de prepararse adecuadamente para el papel que desempeña él en el equipo.

En definitiva una lección de valores, de pasión por lo que haces, de determinación, de capacidad de trabajo y ejemplaridad, todo ello transmitido con una naturalidad, tranquilidad y humildad que dejó huella en todos los asistentes.