• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • inprimatu
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Escudo de la Unidad

Cuartel General de la División 'Castillejos'

Berriak

jueves 19 de diciembre de 2013

Zenbakia: 19

Acto de Relevo de Toma de Mando como Jefe de Estado Mayor del Cuartel General de Fuerzas Ligeras

/es/Galerias/Imagenes/unidades/Madrid/cgful/DSC_7003.jpg

G-9 (OCP)

/es/Galerias/Imagenes/unidades/Madrid/cgful/DSC_7022.jpg

G-9 (OCP)

/es/Galerias/Imagenes/unidades/Madrid/cgful/DSC_7055.jpg

G-9 (OCP)

     El pasado día 19 de diciembre, tuvo lugar el Acto de Relevo de Coronel Jefe de Estado Mayor del Cuartel General de Fuerzas Ligeras, en el acuartelamiento “Tte. Muñoz Castellanos”. El acto fue presidido por el Excmo. Sr. General de División Francisco Javier Varela Salas. En dicho acto, el Coronel D. José Antonio Agüero Martínez anteriormente destinado en DIPE (en comisión de servicio),  tomó posesión, realizando el relevo al Coronel D. Fermín José Olay Fanjul.

El Coronel Agüero  en su discurso de toma de mando señaló entre otros temas que “…El primer peligro al que nos enfrentamos, como Cuartel General, es el de creernos lo que no somos. Lo que creo constituye siempre la mayor tentación para un Estado Mayor, humilde portador de algo tan importante como la “decisión” del Mando al que sirve”.

Además destacó como segundo peligro, “…El dejarnos absorber por la “gestión”. Como Unidad, debemos dedicar tiempo a pensar, innovar y aprender. Esto no es solo aconsejable, es nuestra obligación, pues si no asumimos el liderazgo innovador en el seno de la Fuerza Ligera nos constituiremos en un lastre para nuestros Cuarteles Generales subordinados. Un lema ilustra esta idea; Las mentes son como los paracaídas, solo funcionan cuando se abren”.

Por último dio importancia a que “…La eficacia es intrínseca a las Fuerzas Ligeras. Este es nuestro estilo; ante la necesidad los problemas se solucionan, obviamente en la medida de nuestras posibilidades”.

Terminó su discurso de toma de mando, pidiendo a sus subordinados tres  “actitudes” para llevar a la práctica esta forma de servir: En primer lugar “sonreíd”, esta es nuestra principal arma. En segundo lugar “discreción”, sobre todo ante los errores de nuestros escalones subordinados y en tercer lugar “sentido práctico”, no nos peguemos por tanto contra las normas, instrucciones, sistemas y subsistemas a los que debemos someternos. En la medida que podamos hagamos nuestras aportaciones para mejorarlos y, siempre, tratemos de obtener de ellos lo que más nos beneficia.