• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportajes

miércoles 15 de abril de 2020

Número: 97

En primera línea

La colaboración del Ejército en la operación “Balmis” ha ido en aumento y se refuerza significativamente en un momento clave de la lucha contra la pandemia.

 

En primera línea

El peso del Ejército dentro de la operación “Balmis”, como se ha bautizado el operativo militar con el que se quiere contribuir a la resolución de la emergencia sanitaria provocada por la expansión del coronavirus COVID-19, no ha dejado de crecer. Tras declararse el Estado de Alarma, el 14 de marzo, desde el Ministerio de Defensa se pusieron en marcha los mecanismos para establecer la estructura para la organización y coordinación de la operación. La implicación de personal y medios del Ejército de Tierra en distintas actuaciones se ha ido multiplicando y diversificando. Y en el momento clave de la batalla, su papel se vuelve aún más significativo, al ver ampliado su catálogo de tareas en lo referente a seguridad de infraestructuras críticas, control del movimiento de personas o apoyo logístico sanitario.

Para los militares del Ejército de Tierra, la mayoría de estos cometidos no suponen, en sí mismos, ninguna novedad, ya que forman parte de su preparación como combatientes y su puesta en práctica es el día a día en muchas de las operaciones internacionales en curso o recientes. Eso ha permitido que su entrada en eficacia haya sido inmediata y que la coordinación y colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con quienes también comparten escenarios en el exterior, haya ido rodada.

A las órdenes del Mando de Operaciones (Estado Mayor de la Defensa), el Mando Componente Terrestre (MCT) «emplea las fuerzas y recursos del ET para realizar el planeamiento y conducción de las operaciones en territorio nacional, necesarias para contribuir a preservar la seguridad y el bienestar de los ciudadanos en los supuestos de grave riesgo, calamidad u otras necesidades públicas, así como para contribuir a garantizar la prestación de los servicios, en orden a la protección de personas, bienes y lugares, todo ello al amparo de lo establecido en el RD 463/2020, de 14 de marzo», explica el jefe del MCT, teniente general Palacios.

Hasta el cierre de esta edición (31 de marzo), habían participado más de 24.000 militares del Ejército de Tierra en la operación “Balmis”.

 

APOYO SANITARIO

Sin duda, el apoyo sanitario está siendo uno de los más importantes, teniendo en cuenta del tipo de emergencia de que se trata. Dentro de este apartado hay que mencionar, por ejemplo, el hospital provisional para pacientes con coronavirus que se ha montado en el recinto ferial de IFEMA (Madrid) y que no tiene precedentes en España.

El Ejército de Tierra ha colaborado en la habilitación de este recinto, logrado en un tiempo récord y con capacidad para albergar hasta 5.500 camas. Técnicos del Regimiento de Especialidades de Ingenieros (REI) nº 11 supervisaron la instalación con el asesoramiento de un especialista en montaje de formaciones sanitarias de la Agrupación de Sanidad nº 1. No hay que olvidar que el Ejército cuenta con personal con experiencia en este tipo de cometidos en zona de operaciones. En la parte médica, también hubo representación del Cuartel General de la Brigada de Sanidad.

El asesoramiento técnico se ha repetido en otros lugares como la Comunidad Valenciana, donde han trabajado en el montaje de tres instalaciones sanitarias en los terrenos anexos a sus hospitales provinciales, con el apoyo del REI nº 11. En otros casos, la colaboración del Ejército ha consistido en el empleo de sus propias tiendas para fines sanitarios. Tal ha sido el caso de la estación de triaje que el Regimiento de Infantería “Príncipe” nº 3 ha levantado con 14 de ellas en la zona de aparcamiento del Hospital Universitario Central de Asturias, en Oviedo.

Dentro del apoyo sanitario se contempla también la adaptación de las habitaciones de hoteles para su uso hospitalario, labor en la que ha estado implicado, por ejemplo, el Regimiento de Infantería “Palma” nº 47 en el hotel Palma Bay de la capital mallorquina, o el transporte de camas desde hoteles de Alcalá de Henares al hospital “Príncipe de Asturias”, que realizaron miembros de la Brigada “Almogávares” VI, de Paracaidistas.

Además, el Ejército cuenta con personal con formación sanitaria capacitado para llevar a cabo tareas más especializadas, como las que realizaron en el puerto de Melilla miembros del Tercio “Gran Capitán”, 1º de la Legión. Allí colaboraron en la evaluación del estado de salud de los pasajeros que desembarcaban, tanto a pie como en vehículos particulares, de los ferris.

Sin olvidar, por supuesto, a la Brigada de Sanidad, una unidad concebida para dar apoyo logístico sanitario a las unidades en zona de operaciones.

Desde que comenzó el Estado de Alarma, las Fuerzas Armadas han ayudado a poner en funcionamiento 16 hospitales de campaña en toda España. Con ello se pretende ampliar las capacidades sanitarias y el número de camas hospitalarias disponibles para hacer frente a la pandemia.

En primera línea

 

PATRULLAS

En primera línea

El Ejército de Tierra, junto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, vela para que se respeten las restricciones de movilidad que fija el Estado de Alarma, y para evitar las aglomeraciones en espacios públicos. Para ello, patrullas de militares recorren cada día las calles de cientos de localidades españolas, desde capitales de provincia a pueblos más pequeños. Esta colaboración se extiende a la identificación de personas en caso necesario, como le ocurrió a una patrulla de la Brigada “Canarias” XVI en Arona (Tenerife) con dos individuos sospechosos que resultaron ser delincuentes habituales de la zona y a quienes pusieron a disposición de las autoridades.

Además, se están realizando controles fronterizos, en apoyo a la Guardia Civil, tanto en los límites territoriales con Portugal como con Marruecos.

 

APOYO A LA POBLACIÓN

Estos días ha sido posible ver imágenes de militares llevando las bolsas de la compra a personas mayores hasta sus casas. Es una de las formas más sencillas que adopta el apoyo a la población civil que está prestando el Ejército en esta situación de emergencia, pero no la única.

La protección a las personas en situación de vulnerabilidad ha sido otro de los puntos destacados de su actuación. Como ejemplos, la Agrupación de Apoyo Logístico nº 41 de Zaragoza llevó 225 literas para dotar el centro de acogida temporal que el Ayuntamiento de Barcelona ha preparado en la Feria de Muestras de la ciudad condal. Esta unidad, además, distribuyó alimentos por residencias de mayores de la provincia de Zaragoza procedentes del Banco de Alimentos de la capital aragonesa. En La Coruña, el Cuartel General de la Fuerza Logística Operativa llevó literas y mantas hasta el Palacio de Deportes de Riazor, para un centro de personas sin hogar. Por su parte, la Agrupación de Apoyo Logístico nº 11 proporcionó 150 taquillas de lona para el albergue temporal de personas sin hogar que la Comunidad de Madrid ha levantado en el recinto ferial IFEMA de Madrid.

En primera línea

 

DESINFECCIÓN

Gracias a las capacidades con las que cuenta y a la formación de su personal, también se están desinfectando instalaciones y espacios públicos.

Su unidad especializada en la defensa contra agentes nucleares, biológicos y químicos, el Regimiento NBQ “Valencia” nº 1, ha sido una de las más activas. Su personal procedió a la limpieza de sedes oficiales y lugares como el aeropuerto de Bilbao, a donde llegaron a bordo de dos helicópteros NH-90 del Batallón de Helicópteros de Maniobra III. Para desarrollar su labor contaron con el apoyo de componentes del Regimiento de Infantería “Garellano” nº 45.

También las compañías y equipos NBQ de las Brigadas, o los Servicios de Veterinaria de las bases, acuartelamientos y establecimientos han participado en estas tareas en lugares como:

  • El Parque de Bomberos de Palma de Mallorca, de la Comandancia General de Baleares
  • El punto de atención continuada del Servicio Gallego de Salud en Villagarcía de Arosa, del Batallón de Cuartel General de la Brigada “Galicia” VII
  • En residencias de mayores como la de Álora en Málaga, por la compañía NBQ de la Brigada “Rey Alfonso XIII” II
  • En centros médicos como el de Valdemoro (Madrid), por parte de la Brigada “Almogávares” VI
  • En la Jefatura Superior de Policía de Badajoz, de la Brigada “Extremadura” XI
  • En distintos puntos de la geografía aragonesa, navarra y catalana, la Brigada “Aragón” I
  • En estaciones como la de Chamartín, por parte de la Brigada “Guadarrama” XII
  • En residencias de mayores en Valladolid, Segovia y Ávila, la Unidad de Servicios de Base “El Empecinado”
  • En una residencia de Ubrique (Cádiz), el Centro de Formación de Tropa nº 2 y el Regimiento de Artillería de Costa nº 4.
En primera línea

 

SEGURIDAD

Otro de los cometidos para el que los componentes del Ejército cuentan con una gran preparación es el reconocimiento y presencia en puntos sensibles, que estos días están llevando a cabo en infraestructuras clave como puertos, aeropuertos, estaciones de tren y de autobuses, centrales productoras de energía o puntos de suministro de combustible, para colaborar en materia de seguridad con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Aquí se enmarcan la presencia cada mañana de componentes de la Brigada “Guadarrama” XII en las estaciones de tren más concurridas de Madrid a primera hora, los reconocimientos del personal de la Comandancia General de Melilla en la central de Endesa, la desaladora o los depósitos de combustible del puerto de la ciudad autónoma, o el refuerzo de la seguridad que han comenzado a prestar miembros de varias unidades en las centrales nucleares de Cofrentes (Valencia), Almaraz (Cáceres), entre otras muchas actuaciones.

En primera línea

 

CRONOLOGÍA

 

11 DE MARZO

La Organización Mundial de la Salud eleva la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el COVID-19 a pandemia internacional.

13 DE MARZO

Las Fuerzas Armadas suspenden todos sus ejercicios y maniobras y elevan al Gobierno una lista de capacidades para hacer frente al coronavirus.

14 DE MARZO

Se declara el Estado de Alarma por medio del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Las Fuerzas Armadas se ponen a disposición del Gobierno para lo que requiera.

15 DE MARZO

Reunión de urgencia en el Ministerio de Defensa y se pone en marcha la operación “Balmis” de lucha contra el coronavirus.

16 DE MARZO

Se activa el MCT y comienzan las actuaciones de apoyo de las unidades de Ejército a las autoridades civiles y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

19 DE MARZO

La participación de los militares de Tierra no deja de aumentar en número y cometidos.

25 DE MARZO

Se aprueba en el Congreso la prórroga del Estado de Alarma hasta el 11 de abril. Con ello también se amplían las actuaciones de las Fuerzas Armadas en lo referente a traslado de enfermos, protección de infraestructuras y apoyo logístico sanitario.

Se anuncia también la retirada temporal de Irak de 150 militares españoles por la paralización de las actividades de adiestramiento en el país.

En primera línea