Imagen de fondo

Historial

  • RAMIX 32

     

    ComposicionHistorica04

    La artillería está presente en Melilla desde el 17 de septiembre de 1497, fecha en que un pequeño contingente al mando de D. Pedro de Estopiñán y Virués puso sus pies en estas tierras. Junto a él llegaron diecinueve artilleros; los primeros. Los lideraba D. Francisco Ramírez de Madrid, Maestro Mayor de la Artillería. Desde entonces, la artillería española no ha abandonado esta plaza.

    En 1525, el emperador Carlos I ordena reducir la presencia artillera en Melilla, quedando fijada en un simple destacamento de entre seis y ocho hombres.

    Desde entonces y hasta entrado el siglo XVIII, la plaza sufre múltiples ataques y embestidas por parte de los rifeños; motivo por el cual en 1710, reinando en España Felipe V, se crea en Melilla una sección de Artillería, compuesta por entre treinta y cuarenta hombres pertenecientes a dos compañías con guarnición en Málaga y Cádiz.

    A partir de 1774, y debido al sitio al que Marruecos somete a esta ciudad, la artillería aumenta significativamente, pasando a disponer de 117 cañones y 25 morteros, amén de 273 artilleros.

    El 18 de febrero de 1891, transcurrido más de un siglo, mediante un Real Decreto que fue firmado por la reina regente, María Cristina, se crea el 13º Batallón de Artillería de Plaza. Desde entonces, aquel batallón ha sufrido numerosas transformaciones orgánicas, hasta convertirse en lo que es hoy, nuestro regimiento.

    La historia del Regimiento Mixto de Artillería 32 (RAMIX 32) está vinculada a la de la ciudad de Melilla y, por ende, a la del que fue el protectorado español en Marruecos. Consecuentemente, está íntimamente relacionada con las campañas militares que nuestro ejército llevó a cabo en África, empezando por la llamada “Guerra de Margallo”, que tuvo lugar entre 1893 y 1894, apenas dos años después de la creación del 13º Batallón de Artillería de Plaza. Años más tarde, nuestros predecesores también participaron en las campañas del Rif y del Kert, la primera en 1909 y la última entre 1911 y 1912. Y en 1921, lo hicieron nuevamente en la campaña de Melilla, contribuyendo a la recuperación y pacificación del territorio, que finalizó el 10 de julio de 1927, fecha en que el general Sanjurjo dio por concluidas las operaciones en la zona española del protectorado.

    Una vez finalizada la campaña del Rif (1909), la Comandancia de Artillería de Melilla sufre una reorganización, disolviéndose el Grupo Mixto de Campaña y creándose el Regimiento de Artillería de Montaña de Melilla (1912), más tarde Regimiento Mixto de Artillería de Melilla (1917), nombre con el que participa activamente en la campaña de Melilla (1921).

    Tras sufrir varias reorganizaciones más, se crea la Agrupación de Artillería de Melilla (1931), unidad donde acaban concentradas todas las capacidades de artillería de la plaza. Años más tarde, varias de sus unidades intervienen en la Guerra Civil (1936-1939), integradas en la 13ª División del Cuerpo de Ejército marroquí. Durante la contienda, entran en combate en Brunete, Belchite, Gandesa, Lérida y Barcelona; siendo destacable su actuación en la Ciudad Universitaria y Bielsa.

    Finalizada la guerra, regresan a Melilla y se disuelve la Agrupación de Artillería, creándose los Regimientos de Artillería 33, 34 y 50.

    En 1944, el Regimiento de Artillería 34 cambia su denominación por el de Regimiento de Artillería 32. En 1957, el Regimiento de Artillería 33 se integra en el Regimiento de Artillería 32, y en 1965 lo hace el Regimiento de Artillería 9, heredero del Regimiento de Artillería 50. Un año después se crea el RAMIX 32.

    En 1985, se crea el Grupo de Artillería Antiaérea Ligero VII (GAAAL VII), hasta entonces parte del RAMIX 32.

    En 1992 el RAMIX 32 se reorganiza para transformarse en el Regimiento de Artillería de Campaña 32 (RACA 32).

    En 2008, el GAAAL VII se fusiona con el RACA 32, creándose nuevamente el RAMIX 32, portando nuevo Estandarte a partir del 1 de octubre.

    El 17 de septiembre de 2010, el pleno de la Asamblea de la Ciudad Autónoma de Melilla, acuerda, por unanimidad, conceder su máxima distinción al Regimiento, la Medalla de Oro de la Ciudad de Melilla.

    A este reconocimiento hay que sumar los conseguidos a lo largo de su historia, en las diferentes campañas y acciones de guerra en las que ha intervenido; en concreto: 8 Cruces Laureadas de San Fernando individuales, 1 Cruz Laureada de San Fernando colectiva y 4 Medallas Militares colectivas.

    Su ofrenda a la patria en las tierras del norte de África alcanza la cifra de 1506 muertos, 3841 heridos y 308 mutilados.