• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportajes del Boletín de Tierra

martes 31 de marzo de 2020

Número: 7911

Operación 'Balmis'

Los talleres del Ejército adaptan su producción a la emergencia sanitaria

Fabrican mascarillas, trajes de protección y cintas de agente de autoridad

Se producen 1.500 mascarillas diarias

Se producen 1.500 mascarillas diarias

Desde hoy se harán 200 EPI diarios

Desde hoy se harán 200 EPI diarios

En el PCMASA se fabrica con impresoras 3D

En el PCMASA se fabrica con impresoras 3D

Los talleres de vestuario del Parque y Centro de Abastecimiento de Material de Intendencia (PCAMI) han aparcado estos días la confección de uniformes y el bordado de Banderas, que constituyen su actividad habitual, para dedicarse a la fabricación de mascarillas y de cintas de identificación como agentes de autoridad para los militares que participan en la operación “Balmis” de lucha contra la expansión del COVID-19.

En el taller de corte y confección se produce a un ritmo de 1.500 mascarillas diarias y, desde este lunes, también saldrán de allí 200 unidades del Equipo de Protección Individual (EPI) cada día. La fabricación de estos últimos ha sido posible gracias a la donación desinteresada de máquinas termoselladoras por parte de empresas como COCOTEX S.L. cuyo responsable, además de ceder una sin ningún coste, se desplazó personalmente hasta la sede del PCAMI para explicar al personal que trabaja allí su manejo. La confección, al igual que en el caso de las mascarillas, se hace con el material que se les ha suministrado desde la Dirección de Adquisiciones del Mando de Apoyo Logístico.

En el taller de bordados es donde se están encargando de preparar las cintas de identificación como agentes de la autoridad para los militares que cada día salen a patrullar por decenas de localidades españolas. Estas cintas forman parte del kit de agente de la autoridad que incluye el brazalete y el chaleco reflectante. La media son 800 unidades diarias. Para conseguir esa cifra, las bordadoras han establecido dos turnos de trabajo y ampliado su horario. Lo mismo han hecho en el taller de confección, donde incluso las más veteranas van a trabajar cada día a pesar del riesgo de contagio, aunque guardando las medidas de prevención necesarias. También varias de las costureras ya jubiladas se han ofrecido a trabajar desde casa, y personal de otras áreas del Parque ha mostrado su disponibilidad para llevarles el material y luego recogerlo en sus domicilios.

Máscaras con impresoras 3D

El ejemplo de los talleres del PCAMI no es el único que demuestra la capacidad de adaptación y de aportar soluciones de los órganos logísticos del Ejército ante la emergencia sanitaria provocada por estecoronavirus.

En el Parque y Centro de Mantenimiento de Sistemas Acorazados nº 2 han comenzado a fabricar una pantalla protectora anti salpicaduras, con ayuda de las impresoras 3D con las que normalmente se fabrican piezas de repuesto.

Es una muestra más de la disposición de los componentes del Ejército de aportar, cada uno desde su puesto, su grano de arena a la lucha contra el coronavirus.