• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Exército de Terra
Ministerio de Defensa
Exército de Terra

Ejército de Tierra

Reportaxes do Boletin Terra

miércoles 13 de mayo de 2020

Número: 7967

Una prueba de fuego para el Curso de Informática Militar

Imagen del curso online

Imagen del curso online

Chat del curso online

Chat del curso online

El día 12 de marzo el Curso para la obtención del Diploma de Informática Militar, habitualmente conocido como el Curso DIM, cambió precipitadamente. En realidad, toda la enseñanza cambió. Los alumnos abandonaron los centros docentes, y los cursos, o se impartían a distancia, o se suspendían.

Si ello ha supuesto un reto para toda la enseñanza militar, probablemente lo sea más para aquellos cursos de una especialización técnica tan elevada que era difícilmente imaginable cómo, de un día para otro, y no es una expresión hecha, debían prescindir de todos, absolutamente de todos, los recursos tecnológicos disponibles en el aula.

Una mezcla de desafío, de prurito profesional, de obligación por cumplir la misión, de ansias por poner en valor hasta dónde se era capaza de llegar, demostrando la alta capacitación técnica que se tiene, se adueñó inmediatamente del profesorado, del poco profesorado, del Departamento de Sistemas de Información y Ciberdefensa de la Academia de Ingenieros. Asumieron sin la más leve duda la necesidad de sacar adelante un curso, probablemente el curso técnicamente más complejo de los cursos de alta especialización del Ejército de Tierra, y a base de voluntad, dedicación, conocimiento, pericia e innovación, pusieron en marcha soluciones que permitieron en menos de 24 horas continuar con la marcha del curso.

No se trataba de continuar “a distancia”, sino literalmente online. La dependencia de la red pasaba a ser total: la habitual gestión de problemas de programación, de conectividad, de réplicas y compilaciones, fácilmente atendibles y solucionables en el aula, pasaba a ser ahora una gestión remota; ello, y dar con una plataforma fiable que permitiese a un número relativamente elevado de alumnos mantener sesiones de clase durante horas, garantizando la compartición de pantalla con la calidad suficiente para apreciar el detalle nimio de las líneas de programa, constituyeron una auténtica prueba de fuego que ha medido la capacidad de adaptación del Departamento.

¿Cómo se ha podido continuar con el ritmo del curso exitosamente? Naturalmente, se han incrementado las horas de tutoría para la resolución de cuestiones técnicas, didácticas e informáticas. Se han multiplicado las horas de trabajo. No sólo porque la atención al grupo se ha convertido en una suerte de atención individualizada, sino porque la transformación de contenidos ha sido prácticamente total, al no ser válidas las formas de su presentación para la enseñanza presencial en la docencia a distancia. Y, por supuesto, ha habido que modificar horarios y programas, para compatibilizar las nuevas situaciones familiares.

Es cierto que todas estas sacrificadas modificaciones se han dado en la práctica totalidad de los cursos, pero tocaba también hacer frente a los dilemas específicos del Curso DIM. Así, en un tiempo record, se logró obtener una plataforma en Internet capaz de realizar videoconferencias en salas permanentes para cada asignatura, con control de asistencia, que permite disponer de herramientas de dibujo online que sustituyen la pizarra, así como de un sistema de chat, valiosísimo para preguntas o simplemente para intercambiar, por ejemplo, enlaces.

Paralelamente se ha desplegado una página web con todo el contenido necesario para el seguimiento de los alumnos (apuntes, ejercicios, soluciones, etc…), y se han grabado todas las clases en formato webinar, formando, cuando todavía no está superada, ni mucho menos, la situación, una colección de más de 150 vídeos de 9 asignaturas distintas, que permite que los alumnos puedan repetir las clases, repasar o ver reiteradamente partes de las mismas por las circunstancias que sean.

El curso se ha adaptado de manera exitosa a la enseñanza online. Que el curso termine completando todo el contenido debido, ha de agradecerse a la enseñanza virtual y al esfuerzo del reducido personal del Departamento ¡Misión cumplida!