• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Actualidad

viernes 30 de enero de 2015

Número: 3965

Funeral en Córdoba por el cabo fallecido en el Líbano

La base “Cerro Muriano” de Córdoba ha sido esta mañana escenario de una triste despedida: la del cabo Francisco Soria, fallecido en acto de servicio el 28 de enero en el Líbano. Sus compañeros de la Brigada de Infantería Mecanizada “Guzmán el Bueno” X le han dado su último adiós y han arropado a su familia, rota por el dolor de la pérdida.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha presido el funeral en el que ha impuesto al militar, a título póstumo, la Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo. Por su parte, el jefe del Regimiento de Infantería Mecanizada (RIMZ) “Córdoba” nº 10, coronel Rafael Colomer, ha hecho entrega a su viuda de la condecoración, así como de su prenda de cabeza y de la Bandera Nacional que ha cubierto el féretro desde su salida de Marjayoun, en el Líbano.

A la ceremonia han asistido el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante general Fernando García Sánchez, y el Jefe del Estado Mayor del Ejército, general de ejército Jaime Domínguez Buj, entre otras autoridades militares. La delegada del Gobierno en Andalucía, el vicepresidente de la Junta de Andalucía, el alcalde de Córdoba y otras autoridades civiles quisieron estar presentes en el acto para rendirle homenaje.

La ceremonia se inició con el traslado del féretro a hombros de sus compañeros hasta el túmulo situado en el hangar de la base, mientras la banda de música interpretaba la marcha fúnebre. Tras la alocución del jefe del RIMZ nº 10, el acto ha seguido con el Homenaje a los que dieron su vida por España, en el que se entonó “La muerte no es el final”, y el toque de Oración, para finalizar con el himno del RIMZ.

Funeral en la base "Cerro Muriano"

Funeral en la base "Cerro Muriano" (Foto:J.M.Seguela/DECET)

El cabo participaba junto a sus compañeros de la Brigada X en una nueva misión en este país bajo la bandera de Naciones Unidas cuando fue víctima de un incidente en un puesto de observación avanzado. Casado, de 36 años y natural de Málaga, estaba destinado en el Regimiento de Infantería Mecanizada “Córdoba 10”, y era la segunda vez que desplegaba con los cascos azules.