• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Escudo de la ACING

ACADEMIA DE INGENIEROS DEL EJÉRCITO

Noticias

lunes 23 de marzo de 2020

Número: 05 / 2020

Fallece el Teniente General D. Agustín Quesada Gómez, uno de los antiguos directores de la Academia de Ingenieros

Teniente General Quesada Gómez

Teniente General Quesada Gómez

Teniente General Quesada Gómez

Teniente General Quesada Gómez

Placa lema de alumnos de la ACING

Placa lema de alumnos de la ACING

 

 

Día 13 de marzo de 2020, un día para retener en la memoria de todos los miembros del Arma de Ingenieros, y más particularmente en nuestra Academia de Ingenieros. El fallecimiento de uno de nuestros antiguos Directores, el General D. Agustín Quesada Gómez, nos aflige y el Arma lo echará de menos.

Nacido en Zaragoza en el año 1931 y perteneciente a la 134 Promoción del Arma de Ingenieros, desarrolló una intensa carrera militar. Militar polifacético, sus áreas de conocimiento fueron múltiples. Desde las relaciones internacionales a la historia, de las operaciones militares a la docencia, y de la diplomacia a su faceta más intelectual como prolífico escritor y articulista.

En la Academia de Ingenieros los recuerdos que hay de él son múltiples, fotos, premios, óleos, pero probablemente su impronta más sentida sean las palabras en relieve que dejó sobre las paredes del pasillo de promociones del principal edificio de aulas: “Trabajar, trabajar bien e ilusionado, trabajar duro, seguir trabajando. Por España, por el Ejército, por el Arma”. Palabras que, camino de su primera lección matutina, ven a diario nuestros alumnos, transmitiéndoles el espíritu con el que han de afrontar cada día, y que dejan ver claramente el carácter y entrega con el que su autor, el General Quesada, afrontó toda su vida.

Director de la Academia de Ingenieros e Inspector del Arma en el periodo 86-88, fue el último Coronel Director de la Sección de Formación de Oficiales en Burgos, antes de su traslado y reunificación con los otros elementos de la Academia en Hoyo de Manzanares, donde dos años más tarde se convirtió en su Director.

Pionero también en las operaciones internacionales, fue el primer General español al mando de un contingente internacional: ONUCA (Grupo de Observadores de las Naciones Unidas para Centro América). En noviembre de 1988 fue elegido para liderar esta misión multinacional, cuyo objetivo era intentar llevar la paz a una zona por entonces extremadamente convulsa como era Centroamérica. El éxito se vio refrendado por el proceso de paz en Nicaragua y la desmovilización de la guerrilla en este país.

La capacidad de liderazgo era uno de sus sellos distintivos, dejando su impronta a lo largo de toda su carrera, ya no sólo como Director de la Academia de Ingenieros e Inspector del Arma, o en el Centro Superior de Estudios de la Defensa, sino también, además de en los múltiples destinos en los diferentes empleos, como Agregado Militar en la Embajada de España en Londres, como Gobernador Militar de Sevilla, y finalmente como Capitán General de la Región Militar Levante (1992-1995).

Su cúmulo de experiencias y conocimientos le hizo director de seminarios, reputado conferenciante y articulista. Pero probablemente donde más destacó como divulgador de sus conocimientos fue como escritor. En esta faceta merece mención aparte su labor, como autor y coordinador, en obras claves para el conocimiento de nuestra historia, y más concretamente del Arma de Ingenieros, como es el caso de la colección “Abriendo camino, Historia del Arma de Ingenieros”, compendio  que recoge y aglutina la historia del Arma, sus personajes ilustres, y los múltiples logros, militares, científicos y sociales de sus ingenieros.

 

En 1995 fue el gran impulsor de la creación del Premio quinquenal “Ingeniero General Zarco del Valle”, galardón que busca el reconocimiento de las carreras profesionales más fructíferas dentro del Arma de Ingenieros. El tiempo premiará su buen hacer, méritos y compromiso con el Arma al ser el tercer galardonado en la historia del Premio. El 18 de mayo de 2011, en su amada Academia de Ingenieros del Ejército, y de manos de S.M. el Rey D. Juan Carlos I, el Teniente General recibe tal galardón en base a la siguiente resolución:

“Considerar que ha destacado de forma excepcional por sus virtudes militares y capacidad profesional acreditadas por su prestigio, constante disponibilidad, dedicación y eficacia en el servicio, demostrando en los destinos que ha ocupado y en los hechos y servicios que adornan su trayectoria militar, incluso con posterioridad a cesar en el servicio activo”.

Mi General, misión cumplida, gracias.

DEP