• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Escudo MADOC

Mando de Adiestramiento y Doctrina

Novas

martes 17 de diciembre de 2013

Número: 01

Navidad Flamenca en Capitanía.

Cartel.

Cartel.

Navidad Flamenca

Navidad Flamenca

Navidad Flamenca

Navidad Flamenca

 

 En la tarde del 17 de diciembre, con la presencia del Tte General Jefe del MADOC Alfredo Ramirez Fernández, tuvo lugar en el salón del Trono de Capitanía la segunda edición de Villancicos flamencos, acto que se inicio en el 2012 gracias a la generosa colaboración de los cantaores Alfredo Arrebola, Julio Fajardo y su grupo de guitarra y rapsodas. El acto, abierto a la sociedad granadina, pretende profundizar y afianzar los lazos ejército-sociedad mediante actividades culturales. El aforó se completó y el talento y el duende de Alfredo Arrebola cautivo los sentimientos de los asistentes que se entregaron en vítores y palmas hacia los artistas. El repertorio incluía alegrías, fandangos, malagueñas, peteneras, tientos y otros palos como los cantes de Juan Breva y los Villancicos jerezanos. Alfredo Arrebola que nació en Villanueva de Mesía en la provincia de Granada en el año 1935 es un extraordinario cantaor y ensayista. Licenciado en Filosofía Pura y Filología Clásica, realizó su tesis doctoral sobre “El cante flamenco: vehículo de comunicación y expresión artística", que fue la primera tesis defendida sobre un tema flamenco. Arrebola es además autor de numerosos libros de divulgación y sobre todo es un profundo creyente que en sus estudios ha dedicado especial atención a los aspectos de la religión relacionados con el flamenco. La saeta tiene por ello para él singular significación.
Durante la tarde mágica, destacó la actuación de Charo Calle recitando de forma conmovedora algunos versos del poeta granadino Benitez Carrasco.
El acto concluyó con la intervención del propio Teniente General que explicó el profundo significado del toque “de oración” invitando a los asistentes a compartir la emoción del momento.