• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Exército de Terra
Ministerio de Defensa
Exército de Terra

Ejército de Tierra

Base Gabriel de Castilla

Campaña Antártica

Novas

martes 26 de abril de 2016

Número: 05

Los componentes de la XXX Campaña se adiestran en el Pirineo oscense

La actividad se enmarca dentro de su preparación de cara a la próxima misión en el continente helado.

Campaña Antártica

Practicas de movimiento en montaña

Campaña Antártica

Prácticas de conducción de quad

Campaña Antártica

Prácticas de primeros auxilios

Los efectivos del Ejército de Tierra, trece en total, que formarán parte de la dotación de la Base Antártica Española del Ejército de Tierra (BAE) "Gabriel de Castilla" en la próxima Campaña Antártica, se concentran en las inmediaciones del Parque Natural Posets-Maladeta, cerca de Benasque (Huesca), para mejorar sus conocimientos teóricos y prácticos en condiciones de frío y con nieve y/o hielo. Ello les permitirá desenvolverse, con las necesarias medidas de seguridad, por el terreno montañoso que se van a encontrar en la Antártida.

 

Temperaturas de hasta 16 grados bajo cero, vientos que pueden alcanzar los 70 kilómetros por hora y el riesgo de convivir junto a un volcán activo es lo que tendrán que soportar los militares del Ejército de Tierra en la 30 edición de la Campaña a la Antártida organizada por el Ejército de Tierra, en colaboración con el Ministerio de Economía y Competitividad. Partirán hacia el continente helado en el verano austral y, mientras tanto, están siendo adiestrados para hacer frente a las condiciones climáticas más extremas.

 

Su destino será la BAE “Gabriel de Castilla”, situada en la Isla Decepción, en el archipiélago de las islas Shetland del Sur, a escasos cien kilómetros al norte del continente antártico y a más de mil de la costa sudamericana más próxima. En el grupo hay especialistas en comunicaciones por satélite, mantenimiento, navegación, alimentación, medio ambiente, movilidad en nieve o medicina.

 

Por ello, se encuentran preparando la Fase de Montaña, en el marco del Programa de Capacitación Antártica, en el Pirineo oscense, adiestrándose en el manejo del material que tendrán que utilizar en territorio antártico. Su formación es esencial para garantizar la seguridad de los científicos que, año tras año, estudian el continente helado, su flora y su fauna.

 

Durante las jornadas recibirán formación teórica y práctica sobre normas de seguridad, primeros auxilios, conducción de "quads", utilización del GPS, nudos, empleo de material específico de montaña (raquetas, piolets, crampones), anclajes en nieve, recuperación en grietas, y montaje de tiendas.

Bajo la dirección y supervisión del jefe de la expedición, en estas jornadas, será el área de navegación y movimiento la encargada de la propuesta de programa de actividades, del material, de la gestión de apoyos, de las teóricas y prácticas a impartir.

Pero todas las áreas tendrán trabajo pues, además de participar en las actividades programadas, deberán poner al día a sus compañeros sobre las novedades en su parcela de responsabilidad (actividades de preparación, gestiones en curso o pendientes, etc.) Sin olvidar que son un equipo y deberán apoyar al "instructor":

El responsable de logística) se encargará de la reserva del alojamiento y de la gestión de las prácticas de quads.

El médico, por su parte, deberá preparar el botiquín de patrulla, prever posibles evacuaciones desde la zona de prácticas hasta la red hospitalaria civil, instruir al personal en prevención y primeros auxilios en ambiente de montaña y frio extremo y, por supuesto, estar en disposición de realizar una primera atención en caso de accidente durante la realización de cada una de las prácticas.

El veterinario, como responsable de medio ambiente, empezará impartiendo una charla de medio ambiente relativa a la Campaña Antártica, deberá conocer las normas medioambientales del Parque Natural Posets-Maladeta y velará por el cumplimiento de las normas medioambientales del mismo.

Los responsables de transmisiones, se encargarán del material necesario para impartir las teóricas (ordenador, proyector y pantalla), comprobando el material específico de transmisiones y siendo los responsables del enlace entre los miembros de la Campaña, allá donde estén.

Todos, deberán cumplir rigurosamente las medidas de seguridad que se establezcan, las de control y cuidado del material y la normativa del Parque Natural.

Finalmente, decir que, entre el material que llevarán, de forma individual o colectiva, contarán con elementos de escalada (casco, arneses, mosquetones, descensores, cordinos, crampones, piolets, disipadores, gafas de montaña y ventisca), bastones telescópicos, raquetas, sondas y ARVAs (1). También material colectivo (cuerdas dinámicas, cintas exprés, tornillos de hielo, estacas, anclas, tiblocs (2), cabos largables, palas de nieve y GPS).

Los trece componentes proceden de unidades ubicadas en Zaragoza (4), Madrid (4), Valladolid, Córdoba, Tenerife, Melilla y Jaca.

 

(1) El ARVA es un aparato diseñado para realizar rescates de victimas enterradas en avalanchas. Su acrónimo viene del francés "Appareil du Recherche  de Victime d' Avalanche". También se le conoce como Detector de  Victimas de Avalanchas (DVA). Estos aparatos son muy importantes en la seguridad de los participantes en actividades invernales (alpinismo, esquí de montaña y fuera de pista, paseos con raquetas, etc.). Hay que tener presente que no prestan seguridad por sí mismos. Es decir, no nos avisan cuando se va a producir una avalancha, sino que son sistemas para, una vez que nos ha enterrado una avalancha, rescatarnos en el menor tiempo posible.

(2) El TIBLOC es un bloqueador ultraligero ideal para utilizar en cualquier situación en escalada, espeleología y alpinismo. Es un sustituto polivalente de los nudos Prussik utilizados para remontar por cuerdas.