• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportatges del butlleti "Tierra"

miércoles 2 de diciembre de 2020

Nombre: 8223

Un cabo y un soldado de la Brigada “Guadarrama” XII evitan un robo en un bazar de Madrid

Fotografía oficial del cabo Arboleda

Fotografía oficial del cabo Arboleda

Fotografía oficial del soldado Martín

Fotografía oficial del soldado Martín

El cabo Arboleda y el soldado Martín, ambos destinados en el Batallón de Zapadores de la Brigada “Guadarrama” XII, se encontraban el 26 de noviembre en las inmediaciones de la calle Infanta Mercedes de Madrid cuando, alrededor de las 18.00 horas, se percataron de un joven que corría con una mochila, perseguido por un hombre al grito de “ladrón, ladrón”.

En ese momento, y después de observar por donde había huido el sospechoso, iniciaron una persecución tras él, dándole alcance. Entre ambos detuvieron al joven, quien tendría unos 20 años, hasta que llegó la Policía Nacional y levantó atestado del suceso. Al final de su actuación, tuvieron conocimiento de que el presunto ladrón se había llevado la recaudación de un bazar cercano, después de agredir a la cajera.

Tanto el cabo como el soldado lo tienen claro: «Todo fue muy rápido, pero no dudamos un momento en intervenir en cuanto vimos la oportunidad. Nos dio pena ver al hombre que intentaba alcanzar al chico y saber que no iba a conseguirlo. Le sacaba bastante ventaja, además era mucho más joven que él y físicamente estaba en forma. Sólo pensábamos en que recuperase lo suyo», cuenta el cabo Arboleda. Ambos militares también tuvieron que actuar de mediadores, ya que cuando el dueño del bazar llegó al lugar donde tenían al joven estaba muy nervioso y quería agredirle, así que también intervinieron para calmar los ánimos y mantenerlos separados.

Su oportuna intervención evitó que el joven cometiese un nuevo robo ya que, como les indicó la policía, era reincidente. «Hasta que llegó la policía intentamos mantener la tranquilidad al máximo, y después la sensación fue de mucha satisfacción» finaliza el soldado Martín.